Las negras que (no) tiraron la tiza: (Re)visitando los discursos reivindicativos del rap cubano

pa´lante IFFA

Negra cubana tenía que ser

Por Maikel Colón Pichardo

“Dijeron negro pero a mí no me contaron…”. Así registra esta emblemática frase de las letras de la canción: “Achavon Cruzao” de “Amenaza”, uno de los grupos pioneros del rap en Cuba. La controversia de estas rimas, aunque con otro significado dentro de la canción, abría un camino de reivindicación dentro de este movimiento, que impulsaba un espacio reflexivo que a día de hoy se mantiene latente.

El rap en Cuba reinventó un lenguaje donde el personaje negro encontró la complicidad para expresar sus más atemperados males. Y así sucesivamente, algunos de sus más destacados exponentes, daban a conocer a sus más fieles seguidores, un discurso, en versión extendida, que denunciaba cada una de las caras que mostraban las prácticas racistas cotidianas dentro de la sociedad cubana. De acuerdo a consideraciones de Roberto Zurbano:

“[…], la importancia que la cultura rapera ha otorgado al concepto de…

View original post 2,736 more words

Pelo Malo…Pelo Bueno

Caminaba a casa con una amiga y su niña, tan linda, estaba iniciándose en el ballet. Las profesoras habían hablado bien de ella, estaba muy contenta de que la aceptaran. Pero había un inconveniente…debía; para ser perfecta; estirarse el cabello. No podían aceptar que tuviera el cabello trenzado en apretados tejidos o recogido de otra manera, no era la imagen de una “buena” bailarina de ballet.
Quedé muy consternada con esa noticia y nuevamente surge el conflicto que toda mujer negra lleva intrínseco: el cabello.
Otra vez el cabello es el impedimento estratégico para excluirte de cualquier espacio social.
El llevar tus cabellos naturales impide un acercamiento verdadero a la vida real, te obligan a estirarlo a cualquier costo y cada vez son más las niñas que lo hacen; como si así pudieran esconder la multiculturalidad africana que llevamos dentro, y que salte a la vista censora de la Europeidad. Esconder nuestro cabello ha sido utilizado como escudo para enfrentar la realidad, críticamente.
Si en vez de estirarlo, lo lleváramos desprendido, rebelde…estaríamos dando un paso en defensa de nuestros ancestros. Existe una noción equivoca de lo que es “pelo bueno” o “pelo malo”, siempre le toca perder al “malo” …que da la casualidad que es el nuestro, el de rizos más apretados.
Le dije pues a mi amiga – que no se preocupara su hija sería buena no por el cabello, sino por sus dotes de bailarina- pero vi en sus ojos el miedo al rechazo, el miedo a que sus compañeras del llamado “pelo bueno”, no quisieran bailar en una compañía donde estuviera una niña negra que no había sucumbido ante la posibilidad de tener un pelo bueno.
Las maestras de la escuela de Ballet, según mi amiga, presionan a muchas de las demás chicas negras, y estas terminan por seguir el canon occidental de cabello, extremadamente liso y recogido, como si nuestros rizos no pudieren llevarse en un moño y participar del mismo sentido.
Todo está diseñado para que pierdas tu identidad, para que olvides ese vestigio africano que crece día a día en ti.
No he podido sacarme de la cabeza la imagen de la niña, llorando, en una peluquería cualquiera cuando le aplicaran lentamente la crema desrizadora, y esta, a su vez, fuera borrando todo vestigio de negritud, todo vestigio de la madre África.
Abril/2017

No podremos claudicar…

Si la derrota del Kirchnerismo fue fuerte para la izquierda latinoamericana, la de Ecuador sería desastrosa. Con todo y que Rafael Correa aun goza de mucha popularidad, la verdad es que su movimiento no ha logrado traducir su carisma electoral en su delfín politico. En la primera vuelta la derecha se salvó por un pelito de […]

a través de Izquierda se juega la vida en Ecuador — Al ritmo político